Colón festejó en los penales, eliminó a San Pablo y sigue en carrera

Portada » Colón festejó en los penales, eliminó a San Pablo y sigue en carrera
Colon
DIARIO ESQUEL SUR
DIARIO ESQUEL SUR

Colón de Santa Fe sufrió más allá de lo que acaso imaginaba después de ganar el partido de ida, pero se dio el gusto de concretar una de las grandes sorpresas de la Copa Sudamericana , al eliminar a San Pabloel puntero del ‘Brasileirao’. Así, en los octavos de final el Sabalero se enfrentará con Junior de Barranquilla, que viene de eliminar a Lanús.

Colón había firmado una hazaña al imponerse por 1-0 en el Morumbí en el choque de ida. En el desquite, con un planteo defensivo intentó cerrarle los caminos a San Pablo, pero el conjunto visitante encontró la apertura en un terrible bombazo de Liziero a veinte minutos del final, por lo que la definición llegó en la serie de penales.

Desde los once metros convirtieron Alan Ruiz, Marcelo Estigarribia, Javier Correa, Matías Fritzler y Guillermo Ortiz, mientras que el arquero Burián atajó el remate de Bruno Alves. Del lado paulista anotaron Nené, Reinaldo y Hudson.

La mitad de Santa Fe está de fiesta. Colón hizo historia. Como aquella vez que derrotó al Santos, en un amistoso, por 1 a 0, esta noche eliminó, por penales (5 a 4), al San Pablo de Brasil. Esta vez fue por algo más importante: la Copa Sudamericana. Colón entró en los octavos de final. Lo demás, qué importa. El festejo se inició en el estadio, pero siguió durante la noche por las calles de toda Santa Fe. Algunos le reprocharán al técnico Domínguez el esquema defensivo-especulativo, pero el resultado basta y sobra para un festejo desmedido.

Los casi 32 mil personas que ocuparon el bien llamado “Cementerio de los Elefantes”, festejan por toda la ciudad, incluso en las vecinas. Esta clasificación, para el sabalero, es el mejor premio para tanto sufrimiento. Por eso, no es equivocado decir que Colón ganó a lo Colón.

En el primer tiempo, como ocurrió en Brasil, Colón le cedió el terreno a San Pablo, pero lo marcó en línea, con el orden característico que exhibió en aquella oportunidad. Hubo tránsito lento por la mitad del terreno, pero fue la propuesta del local, sabiendo que quien debía acelerar era su adversario. Hubo muy pocas acciones ofensivas, aunque el visitante dejó la impresión que en las jugadas paradas podría lastimar. Como en ese tiro de Nené, a los 20 minutos, que devolvió el travesaño.

Precisamente, Nené, con ese tipo de jugadas, acompañado por Liziero, abrieron por momentos el esquema defensivo sabalero. Colón aguantó, quizá demasiado cerca de Burián. Lo poco que elaboró en ataque el local lo generó -a cuentagotas- Alan Ruíz. Una habilitación precisa dejó a Heredia cerca de aumentar la diferencia en el resultado global.

El complemento no modificó demasiado el ritmo del cotejo. San Pablo intentó algo más, aunque pocas veces lo pudo. Colón se hizo fuerte en defensa pero también tuvo un par de situaciones para desnivelar. Cuando Liziero abrió el marcador -iban apenas 20 minutos del complemento- pareció que el local estaba para el cachetazo. Sin embargo, arriesgó lo necesario y hasta pudo desequilibrar.

Los minutos finales fueron un sufrimiento para el local, que sacó pecho para ir a los penales, donde se lució Burián, que contuvo un penal, mientras Ortiz sellaba la serie.

Colón vuelve a los octavos de final de la Sudamericana después de 6 años. Ahora espera por el Junior de Barranquilla. El primer cotejo será en Colombia.

COMPARTA ESTA NOTICIA